En la reciente cumbre Energy Smart, celebrada en el evento Webscale de DCD en San Francisco, Peter Gross, vicepresidente de Bloom Energy, explica una forma de diversificar su suministro de energía, a saber, las células de combustible de óxido sólido de la compañía.

"Si nos fijamos en la infraestructura de las redes eléctricas públicas", dijo Gross, "hay grandes preocupaciones en todos los niveles. Si usted recuerda eventos como Katrina, Sandy, Fukushima, etc; Si se considera el riesgo de que las amenazas cibernéticas se dirijan directamente a la infraestructura de las utilities, hay una serie de factores que están aumentando el interés en la generación distribuida”.

 "Lo que es más importante es el envejecimiento de la infraestructura de servicios públicos. La red eléctrica es ampliamente considerada el mayor logro de ingeniería del siglo XX, pero es una infraestructura envejecida ".

"De ninguna manera estoy tratando de implicar que la red no es confiable, pero aun así, en el entorno actual donde la digitalización es esencial para el bienestar de nuestra sociedad, los entornos de misión crítica, principalmente los centros de datos, dependen tanto de la electricidad que la tendencia de que las empresas traten de obtener más control del destino de su energía está creciendo. Eso nos lleva a este concepto de generación distribuida".