Indra lidera el proyecto de I+D+i Transforming Transport, que pretende demostrar de forma tangible cómo las cantidades masivas de datos generados por el sector del transporte y la logística pueden ser explotados mediante las últimas tecnologías de big data, para mejorar la gestión de la movilidad y el servicio prestado a los usuarios. 

Se trata de uno de los mayores proyectos financiados por la Comisión Europea en el marco del programa Horizonte 2020, tanto en términos de presupuesto —18,7 millones de euros— como por la participación de 47 socios de Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Reino Unido y España, entre los que se encuentran algunos de los principales gestores de infraestructuras y operadores de transporte europeos.

Transforming Transport incluye 13 pilotos que se van a llevar a cabo en varios países y en siete segmentos diferentes: carreteras, aeropuertos, puertos, infraestructuras ferroviarias, vehículos conectados sostenibles, movilidad urbana integrada y logística. En cada uno de estos ámbitos, se van a desarrollar y probar nuevos algoritmos, basados en las tecnologías big data existentes, que permitan integrar datos reales de diversas fuentes, analizarlos, desarrollar patrones de transporte y explotarlos de la forma más apropiada para facilitar la toma de decisiones.

Por ejemplo, en España, en Valladolid, se desarrollará uno de los pilotos sobre movilidad urbana; en Francia, sobre el vehículo conectado; en Grecia, sobre el flujo de los pasajeros en los aeropuertos; en Gran Bretaña, sobre transporte ferroviario; en Portugal, sobre autopistas; y en Alemania, sobre logística portuaria. 

Además, entre los objetivos del proyecto está conseguir que los resultados alcanzados en estas pruebas sean reutilizables y replicables. Por ello, se va a involucrar a más de 120 actores clave de la industria europea.

La aportación de Indra

La compañía lidera cuatro de los pilotos de Transforming Transport entre los que destaca un piloto ferroviario, en colaboración con Adif y Ferrovial Agroman, en el tramo de alta velocidad entre Córdoba y Málaga. En concreto, se analizarán los datos extraídos sobre tráfico, topología, superestructura y climatología para mejorar la gestión de los trabajos de mantenimiento de la línea, optimizar los recursos disponibles y reducir los costes de mantenimiento.

Por otro lado, se van a desarrollar dos pilotos de carreteras inteligentes en España y Portugal con la colaboración de Cintra y Ci3, cuyo objetivo es validar el uso de los datos para mejorar la gestión de la capacidad de las carreteras, disminuir los accidentes, reducir los costes operacionales y mitigar las posibles congestiones. 

Y por último, Indra también dirige un piloto en el aeropuerto de Atenas para optimizar las operaciones tanto del aeropuerto como de las aerolíneas, gestionando el flujo de los pasajeros, los tiempos de check-in, su llegada a las puertas de embarque o el acceso a los aviones. 

Todo ello para dar respuesta al crecimiento que supondrá el sector transporte y la logística en las próximas décadas. Al mismo tiempo que se aceptan las normas sobre el cambio climática y la reducción obligatoria de las emisiones para encontrar, a través del big data, un modelo de movilidad más eficiente y sostenible.