La compañía OVH ha elegido las afueras de Londres para instalar el primero de sus tres data centers previstos en Reino Unido.

El edificio adquirido por OVH, situado a menos de medio milisegundo del PoP de Londres mediante un doble camino de fibra, dispone de conexión directa a Gravelines (y desde ahí a Roubaix y París), Ámsterdam (y desde ahí a Bruselas y Frankfurt), Montreal y Nueva York, a través de la red de fibra desplegada en todo el mundo por el grupo.

La puesta en servicio de este primer centro de datos, que tendrá una capacidad de 40.000 servidores (y una superficie de 4.000 m²), está prevista para finales de mayo de 2017.

El grupo OVH ya está listo para comenzar los trabajos de acondicionamiento de su primer data center en Reino Unido. Como el edificio pertenecía anteriormente a un operador de telecomunicaciones, OVH estima que el despliegue será más rápido.

Asimismo, la proximidad de dos subestaciones ofrece la posibilidad de aumentar significativamente la capacidad eléctrica de las instalaciones.

Los otros dos centros de datos previstos por OVH en territorio británico permitirán ofrecer a los usuarios una solución de backup, con una segunda localización en la periferia de Londres y una tercera suficientemente alejada geográficamente para encontrarse fuera del dominio de fallo de las otros dos para así poder implementar un DRP.

Los tres data centers estarán conectados a través del vRack, la red privada desarrollada por OVH para facilitar el despliegue de infraestructuras multisitio.

La apertura del nuevo centro de datos se engloba dentro de la estrategia de expansión de OVH en Europa.

Hace apenas una semana la compañía informaba de que el próximo mes de abril comenzará a operar el primero de sus centros de datos de Alemania, ubicado cerca de Frankfurt y con 4.000 m2.

Dentro del plan de inversiones de 1.500 millones de euros en cinco años, OVH prevé construir varios data centers hasta finales de 2017, en ubicaciones como Estados Unidos, España, Italia, Reino Unido, Países Bajos y Alemania.

OVH ofrecerá a sus clientes la posibilidad de elegir data centers situados en 11 países de cuatro continentes, todo ello interconectado por su propia red, que actualmente tiene una capacidad de 7,5 Tbps.