Archived Content

The following content is from an older version of this website, and may not display correctly.

Las organizaciones están recurriendo a la nube no solo para cambiar la forma en la que compran y consumen las TI, sino también por la forma en la que la nube impacta finalmente en el negocio. De hecho, una de las principales razones por las que las organizaciones están desplegando aplicaciones cloud es para mejorar la agilidad y eficiencia operacional. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio de Oracle en colaboración con la firma de investigación Dynamic Markets.

Los resultados demuestran que los silos operaciones están impidiendo a las organizaciones beneficiarse plenamente de una mejora en el rendimiento del negocio, y subrayan la necesidad de optar por un amplio conjunto de aplicaciones cloud integradas.

Según el informe de Oracle, la nube tiene un impacto sobre la productividad empresarial. Más de la mitad de las empresas (54%) declaró que sus departamentos habían experimentado paradas de personal en los últimos seis meses debido a problemas de integración de aplicaciones en la nube, afectando incluso a los departamentos que no utilizan aplicaciones cloud.

Un 54% afirma haber incumplido los plazos de algún proyecto en los últimos seis meses debido a problemas similares relacionados con la falta de integración de las aplicaciones. A pesar de ello, para la mayoría de las empresas, una de las principales razones para desplegar aplicaciones en la nube es mejorar la agilidad y eficiencia operacional.

Por otra parte, los silos de aplicaciones suponen un problema para la innovación: la gran mayoría de las empresas (83%) han sido incapaces de sacar el máximo provecho a sus aplicaciones cloud departamentales, y una de cada cuatro culpa de esta situación a la pobre integración con otras aplicaciones.

Lo que es más importante, el 75% reconoce que su capacidad para innovar utilizando las aplicaciones cloud se ha visto también limitada, y una de cada dos (53%) señala la falta de integración como culpable. Ser incapaz de integrar la aplicación cloud con otro software propiedad de la compañía fue destacado como un problema importante (36%), seguido por la incapacidad para personalizar la aplicación cloud para cubrir necesidades específicas de la empresa (33 %).

Asimismo, el estudio revela que la promesa del cloud no se materializa debido a los silos en los procesos de negocio: más de tres cuartas partes de las empresas (76%) declararon que su motivación para desplegar aplicaciones cloud era conseguir un rápido acceso al software, mientras que el 47% lo hacía para conseguir un acceso a software más apropiado para sus departamentos. Esto contrasta drásticamente con la realidad de su experiencia y subraya la importancia de conseguir que los procesos y aplicaciones de negocio no estén en silos organizativos.

Finalmente, el estudio indica que las empresas aspiran a una mayor integración de las aplicaciones: la buena noticia es que la mayoría de empresas ha reconocido la necesidad de integrar mejor las funciones y aplicaciones del negocio. La gran mayoría (81%) de las empresas declara que es importante que las aplicaciones cloud estén plenamente integradas unas con otras y con otro tipo de software dentro de la organización. Aunque el 50% espera disponer de aplicaciones cloud integradas con las que sean capaces de acceder, directamente desde su aplicación de negocio departamental, a los datos que otros departamentos han llevado a la nube, uno de cada dos departamentos es todavía incapaz.

“Las aplicaciones cloud tienen el poder para mejorar drásticamente el rendimiento empresarial al mismo tiempo que reducen costes, pero solo si es posible trabajar con ellas en toda la empresa. Suscribirse a un servicio cloud puede ser relativamente sencillo y directo, pero cómo se ajusta esta aplicación con el resto de la empresa, incluyendo los sistemas propietarios y otras aplicaciones en la nube, debe estar muy bien analizado y elaborado”, señala Rex Wang, vicepresidente de marketing de producto en Oracle.