El gobierno alemán ha confirmado que un grupo de hackers publicó en internet datos personales de cientos de políticos del país, incluida la canciller Angela Merkel, así como de otras numerosas figuras públicas, como artistas y periodistas.

Las filtraciones aparecieron el 1 de diciembre cuando una cuenta de Twitter comenzó a publicar enlaces a los documentos, pero solo salieron a la luz el último jueves por la noche. La identidad de los hackers y su motivo aún son desconocidos. Sin embargo, como el único partido alemán que no se ha visto afectado es el ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD), los medios alemanes especulan que los piratas informáticos pueden tener un fondo de extrema derecha.

Varias cartas hacia y desde Angela Merkel estaban entre los documentos, informaron medios alemanes, aunque una portavoz del gobierno dijo que no se filtró información confidencial de la cancillería. Los miembros del gabinete y el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, también se encontraban entre los afectados, informó el periódico Bild.

Otros informes enumeraron fotos de tarjetas de identificación, números de tarjetas de crédito y de teléfono, registros de débito directo y fotos de familiares como parte de los documentos. Gran parte de los datos se tratan como auténticos, pero hubo sugerencias que podrían ser falsas.

La escala y la gravedad de este pirateo político no tiene precedentes. No se trata solo de que se hayan dado a conocer los números de teléfono o los datos de contacto secretos, sino que contienen datos muy personales, incluidas fotos y documentos financieros privados”, ha señalado Matthias Maier, Security Evangelist de Splunk. “Los políticos pueden tener varios guardias de seguridad para proteger su seguridad física, pero también es de vital importancia que consideren cómo se protege su identidad cibernética y sus activos. Este evento sin duda dará lugar a un cambio de mentalidad”, ha completado Maier.