British Airways (BA) ha declinado comentar la causa del problema de TI que dejó en tierra todos sus vuelos el pasado sábado 27 de mayo, en una fecha de máximo tráfico aéreo, lo que podría costarle más de 100 millones de libras en compensación.

Miles de vuelos fueron cancelados el sábado, dejando a los viajeros atrapados en los aeropuestos de Heathrow y Gatwick, continuando la interrupción el lunes por la mañana. Todos los sistemas de TI de BA estaban aparentemente fuera de combate, incluyendo reservas, check-in y otros servicios; los call centers y las aplicaciones móviles no estaban disponibles. La compañía no ha dado detalles de la causa del incidente excepto una ambigua referencia a un problema de “suministro de energía”

El CEO de BA, Alex Cruz, ha publicado una serie de vídeos de twitter simpatizando con la “horrible situación” que los pasajeros están experimentando, pero sin dar ninguna otra información.

“Pensamos que la causa fue un problema con el suministro eléctrico”, dijo, aparentemente señalando un fallo en el data center de seis salas de BT cerca de Heathrow, Sin embargo, los servicios de TI se ofrecen desde complejos sistemas distribuidos que deberían tener failover y backup, así que no hay nada que explique la amplitud y severidad del problema.

La aerolínea ha asegurado que el fallo no ha sido resultado de un ciberataque, y también ha denegado una acusación del sindicato GMB afirmando que el fallo podría haber sido causado por haber externalizado su equipo de TI.

Los problemas de este fin de semana siguen a otro fallo serio en septiembre de 2016, cuando fallaron los sistemas de check in. Sin embargo, el actual fallo de sistemas parece mucho más serio, constituyendo una catástrofe de TI para la compañía.