British Airways ha demandado al especialista en propiedades CBRE por la caída de un centro de datos el año pasado, lo que obligó a la aerolínea a cancelar 672 vuelos durante un fin de semana festivo de tres días, a un costo estimado de 75 millones de dólares.

El sábado 27 de mayo de 2017, un supuesto apagón hizo que se “cayera” un centro de datos de British Airways operado por CBRE. Los sistemas de respaldo evidentemente no se activaron, lo que llevó a una interrupción de tres días, que dejó a miles de pasajeros atrapados. La investigación de BA aún no ha publicado ningún análisis definitivo de la causa, y ahora la compañía ha nombrado a la firma de abogados Linklaters para presentar una reclamación contra los Servicios Gestionados de CBRE en el Tribunal Superior de Londres, según un medio británico.

Casi dieciocho meses después de la interrupción del servicio, no hay acuerdo en cuanto a la causa del problema y no se aclaran si los primeros informes sobre un problema de suministro de energía son ciertos.

En ese momento, BA tenía dos centros de datos cerca de Heathrow, Boadicea House y Comet House. La información publicada poco después de la interrupción del servicio sugirió que un problema de UPS cerró las instalaciones de Boadicea House. No se ha explicado cómo un fallo de un sistema UPS, diseñado para evitar interrupciones en el suministro de energía, cerró esas instalaciones o por qué las otras instalaciones en Comet House también fallaron.

CBRE prometió ayudar con una consulta dirigida por el jefe de BA, Alex Cruz, pero no se han publicado resultados. Los primeros informes culparon a un contratista por el problema, pero esto se negó más tarde. También se ha informado que BA ha invertido en nuevos centros de datos para evitar que se repita el problema.

DCD no tiene detalles de cuándo se escuchará el caso.

CBRE ha declinado hacer comentarios; BA confirmó el informe, pero dijo: "No podemos discutir esto hasta que se archiven los detalles legales".