Contenido Archivado

El siguiente contenido es de una versión anterior de este sitio web y es posible que no se muestre correctamente.

Telefónica España ha realizado con éxito pruebas de campo a una velocidad de transmisión de 400 gigabits por segundo (Gbit/s) sobre fibra óptica, con transporte real de datos sobre sistemas DWDM que ya están en funcionamiento. Tanto los alcances como los parámetros logrados en las pruebas han sido los esperados.

Esta experiencia ha consistido en probar la viabilidad de transmitir señales a esa alta velocidad sobre sistemas con los que ya se transporta tráfico real de clientes. Como ha quedado demostrado, la red de transporte a través de fibra óptica que Telefónica está desplegando es capaz de soportar futuros tráficos de muy alta velocidad.

El uso de las tecnologías de transmisión más innovadoras del mercado permite dar una rápida respuesta a la creciente demanda de mayores anchos de banda, así como reducir los costes de transporte por bit.  

Las pruebas al detalle

En los últimos meses, Telefónica España está llevando a cabo el despliegue de mallas fotónicas de alta capacidad para conseguir velocidades de transmisión que garanticen la ventaja competitiva.

Para estas pruebas de 400 Gbps se han seleccionado los equipos MHL 3000 de Ericsson, una firma con disponibilidad de demostrador para estas velocidades, además de ser proveedora de malla fotónica.

La ruta seleccionada para estas pruebas, diseñadas por el área de Tecnología y Planificación de la compañía de telecomunicaciones, ha sido entre las ciudades españolas de Granada y Jaén, con una distancia entre nodos de 140 kilómetros.

Entre ambas ciudades existe un amplificador óptico intermedio en Alcalá La Real (Jaén), por lo que se constituyen dos vanos ópticos de 66 y 74 kilómetros respectivamente.

Para aumentar la distancia de las pruebas y el número de elementos constituyentes de la misma, se realiza un bucle en el nodo de Jaén, obteniéndose una distancia total de 280 kilómetros. Los tests se desarrollaron entre el 21 de noviembre y el 4 de diciembre  y se realizaron con canales adyacentes de 10 Gbit/s de tráfico real.

La intención de Telefónica España es que estas velocidades se comercialicen en el año 2013, siempre dependiendo de la demanda del mercado.