La industria de los centros de datos está luchando por mantenerse al día con el creciente crecimiento de la demanda, y ciertas áreas como Europa presentan problemas más profundos, a medida que la industria de colocation de centros de datos evoluciona para apoyar a los proveedores de la nube que necesitan mayor capacidad, según los ponentes de DCD> London.

"Estamos bien en este momento", señaló Andrew Jay, director ejecutivo de CBRE, en la sesión de apertura del panel. "Estamos en equilibrio". Sin embargo, describió una situación en la que la demanda aumenta, en la que los constructores de centros de datos ya están abriendo nuevos espacios tan rápido como pueden, lo que se hace eco de historias similares de otros mercados como el norte de Virginia.

En los cuatro centros más grandes de Europa, Fráncfort, Londres, Ámsterdam y París, conocidos colectivamente como FLAP, se han agregado 175 MW de capacidad de colocation por año durante algún tiempo, subrayó Jay. Un gran aumento de la demanda de capacidad mayorista en los centros de datos de colocation está cambiando el equilibrio de poder hacia los jugadores de la nube y cambiando la naturaleza del mercado, aseguró.

"La preocupación para mí proviene de los rumores que escuchamos de los grandes hiperescala,que están hablando de 500MW en 24 meses", dijo. "Eso es un cambio de paradigma".

Como los grandes jugadores necesitan centros de datos al estilo campus, la industria se enfrenta a problemas con la construcción, que varían de un país a otro, afirmó Jay. Por ejemplo, en Irlanda, la energía es un problema, mientras que nadie puede conseguir un campus de 100 acres cerca de Londres, porque no hay tierra disponible: "No existe, no importa el dinero que tenga".

"Europa es un mercado muy difícil", confirmó Jim Smith, director gerente de hiperescala de Equinix, un nuevo puesto en el proveedor de colocation, creado por el cambio para atender las demandas de los hiperescala. Cada mercado en Europa es un entorno urbanizado, donde el terreno se usa para oficinas, dijo, y es difícil conseguir espacio y energía suficientes. “En Londres, la disponibilidad eléctrica es un gran problema”.

Cada mercado tiene diferentes problemas, continuó Joe Kava, vicepresidente de centros de datos de Google: "En Tokio, el suministro de energía supone una negociación de dos años antes de que se firmen acuerdos. En otros lugares, el problema puede ser tan mundano como que el aire permita los motores diésel".

En cambio, para Dave Johnson, de Schneider Electric, la demanda de energía para los centros de datos no es una crisis, mientras que la industria de las telecomunicaciones sí podría tener un problema: "No es realmente tan malo", dijo. Los centros de datos consumen alrededor de 200TWh de energía por año, lo que representa menos del uno por ciento del uso total de electricidad a nivel mundial, que es de alrededor de 22 mil TWh. Con la tasa de crecimiento actual, los centros de datos podrían consumir el seis por ciento de la energía mundial para 2025.

Los datos móviles tienen un crecimiento más significativo, del 11 por ciento cada año, prosiguió: "Las telecomunicaciones van a hacer mella en el uso de electricidad".

Los panelistas acordaron que las construcciones de los centros de datos se estaban estandarizando, y los proveedores proporcionaban hardware preconfigurado para satisfacer las demandas de los clientes mayoristas. "Todavía no hay suficiente estandarización", dijo Smith, y Johnson estuvo de acuerdo: "Cuanto más nos dirijamos en esa dirección, mejor estaremos todos".